miércoles, 1 de febrero de 2017

Burke


Almudena Martínez-Bordiú
Infovaticana, 1 febrero, 2017

El portal LifeSite News revela nuevos datos sobre la polémica que en los últimos días ha sacudido los cimientos de la ya ex-soberana Orden de Malta. Según el vaticanista Pentin, el Papa le habría pedido a Festing que en su carta de renuncia expusiera que pidió la dimisión de Boeselager “bajo la influencia” del cardenal Raymond Burke.




Según apuntó el diario Wall Street Journal, cuando el Papa Francisco solicitó la dimisión del Gran Maestre Matthew Festing, “humilló públicamente un caballero católico para la defensa de la ortodoxia moral”. LifeSite News ha sabido también que el hombre situado en el centro de la controversia, Albrecht von Boeselager -previamente destituido por ser el responsable del escándalo relacionado con la distribución de anticonceptivos-, ha sido restituido por el Papa con incluso mayor autoridad que la que tenía anteriormente.

Cabe recordar que el Gran Maestre, Matthew Festing, presentó su renuncia el pasado 24 de enero, después de que el Papa Francisco le solicitara que abandonara el cargo tras la controversia surgida en las últimas semanas a raíz de la destitución del Gran Canciller. El conflicto entre la Santa Sede y la ex -soberana Orden de Malta comenzó cuando fue destituido el gran canciller, Albrecht von Boeselager, acusado de no haber impedido la distribución de anticonceptivos por parte de organizaciones vinculadas a la Orden.

Según informó el vaticanista Pentin, el Papa le habría dicho a Festing que el motivo de pedirle que renunciara era la convicción del pontífice de que tenía que hacer una nueva y “completa” investigación de la Orden y que esa investigación sería más fácil si el Gran Maestre presentaba su dimisión. Además, según la información proporcionada por Pentin, el Papa le habría pedido a Festing que en su carta de renuncia expusiera que pidió la dimisión de Boeselager “bajo la influencia” del cardenal Raymond Burke. Festing presentó su dimisión después de que el Consejo General votase a favor – excepto un voto en contra- de su decisión y con ello se puso fin al gobierno de ocho años de la orden de caballería más grande del mundo.

Burke, ¿objetivo del Papa?

Sin embargo, según narra el portal LifeSite News, la cabeza de Festing puede que no sea la única en rodar. De acuerdo con la información proporcionada por Pentin, en la reunión que el Papa mantuvo con Festing, Francisco le pidió al entonces Gran Maestro que escribiera una carta de renuncia en la que declarase que había pedido la destitución de Boeselager “empujado” por el cardenal Burke, el patrono de la Orden. Al ser patrono, Burke no tiene autoridad directa para gobernar pero trabaja como embajador del Papa en la Orden. ¿Será la destitución de Boeselager empleada en contra de Burke y utilizada para castigar al cardenal?.

Es curioso observar que a Boeselager se le ha hecho entrega de una mayor autoridad de la que tenía cuando pertenecía a la Orden de Malta. En una carta, el Papa Francisco anunció que iba a “designar a un delegado especial” y reiteró que todos los “actos de Frey Matthew Festing” eran “nulos”. Asimismo, Francisco añadió que “Baron von Boeselager era considerado un miembro del Consejo Soberano y desde ese momento debía ser invitado a todas las reuniones del Consejo “ya que de lo contrario la reunión sería considerada nula”. Por lo tanto Boeselager -el mismo que desafió al Gran Maestro- se convierte en un “garante” de la validez del Consejo.


Otro elemento destacado por el portal citado es el hecho de que el Papa haya exhortado a “librar a la Orden de la Francmasonería” unido al escándalo de distribución de anticonceptivos por parte de organizaciones vinculadas a la Orden, lo que provocó la renuncia de Boeselager.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada